Saltar al contenido

Bolsas de playa

Llega el verano, días largos, vacaciones, calor… nada mejor que buscar una buena playa o cala donde pasar unas horas tomando el sol y refrescándonos en el mar. O tal vez el día entero. Empezamos a preparar todo lo que necesitamos: crema solar, gafas de sol, ropa de repuesto, toallas, y además tenemos que guardar llaves, móvil, cartera… ¿Vamos a coger la primera bolsa de supermercado que encontremos? Por supuesto que no.

Por qué comprar una bolsa de playa

Para transportar los enseres que llevaremos a la playa no podemos usar una bolsa cualquiera. Deberemos buscar una bolsa de playa que se adapte a nuestras necesidades de espacio, con compartimentos para guardar cosas, que sea cómoda de llevar y fácilmente lavable… y si además podemos elegir una cuyo estilo diga cómo somos, tanto mejor.

Podríamos usar una bolsa de deporte o una mochila de viaje, pero carecen de algunas de las características que creemos debe incorporar una buena bolsa de playa

Muchas veces no son impermeables, no tendrán bolsillos especiales para guardar comida o bebida, el tejido no resistirá la exposición prolongada al sol, y por descontado no tienen el diseño para ir a la playa con estilo.

Materiales

Aunque podremos encontrar bolsas de playa de prácticamente cualquier tejido lo importante es que sea resistente, fácilmente lavable, y a ser posible, impermeable

Las bolsas más básicas serán de algodón o lona, deberemos comprobar que tenga un buen grosor para ser resistente. También es habitual el tejido de tipo Oxford y el poliéster con PVC, que aporta resistencia e impermeabilidad.

Deberemos prestar atención a las asas, que sean resistentes pero también cómodas

Para mayor comodidad será bueno buscar una bolsa de playa que tenga asas de mano y también para llevar al hombro. Muy importante prestar atención al anclaje para que no se rompa fácilmente. Los remaches de mala calidad pueden oxidarse, y los cosidos deficientes se romperán muy pronto. Lo mismo podemos decir de cremalleras y cierres: mejor gastar un poco más en un producto bien acabado que nos dure más tiempo.

Tamaño y compartimentos

En general deberemos buscar bolsas de playa que sean amplias para meter nuestra toalla y muda de ropa.

Será muy útil que tenga varios compartimentos para evitar tener que rebuscar hasta encontrar nuestras cosas

Importante que cuente con bolsillos para guardar la crema solar, y bolsillos interiores para guardar objetos importantes como las llaves, la cartera o el móvil.

Las hay incluso con compartimentos con revestimientos especiales para mantener fresca nuestra comida y bebida

Si no tiene esto al menos debería tener un compartimento donde poder guardar el agua separada de otras cosas más delicadas.

Consejos para elegir

Como en tantas otras cosas la mejor bolsa de playa será la que se adapte mejor a nuestras necesidades.

¿Vamos sólo un rato a bañarnos y tomar el sol?

Una bolsa mediana puede ser suficiente: con que quepa una toalla, la crema solar y un libro, y podamos llevar una botella de agua nos daremos por satisfechos. Pero si vamos a pasar muchas horas será mejor buscar una bolsa de playa grande donde quepan también algo de comida y bebida, y a ser posible que se mantenga fresca.

¿Tendremos que caminar mucho o la playa está cerca de nuestro alojamiento o del aparcamiento?

Si tenemos que caminar mucho hasta la playa será fundamental que nuestra bolsa sea cómoda y podamos llevarla al hombro. Si no estamos lejos de la playa unas buenas asas de mano pueden ser suficiente.

Si vamos a llevar bebida es importante contar con un compartimento donde podamos llevar las latas o botellas separadas del resto de enseres para evitar mojarlos

Si además el compartimento tiene un revestimiento isotérmico, mucho mejor. Si vamos a meter fiambreras con comida será conveniente una bolsa con el fondo amplio, para colocarlas más fácilmente y evitar que vuelquen.

Por último pero no menos importante, debemos prestar atención a detalles como los bolsillos interiores o exteriores que lleve nuestra bolsa de playa

Para guardar cosas delicadas como el móvil, las llaves o la cartera será mejor contar con bolsillos interiores que podamos cerrar. Así reducimos el riesgo de que los amigos de los ajeno nos lo puedan hurtar fácilmente en un descuido.

Para cosas menos delicadas como la crema solar o los cubiertos que podamos llevar para comer podemos usar tanto bolsillos interiores como exteriores. En todo caso nos facilitarán la vida evitando tener que rebuscar en una bolsa donde todo esté revuelto.

Descubre más modelos de bolsas de playa