Saltar al contenido

Sombrillas de playa

Cuando llega el buen tiempo queremos disfrutar del sol que apenas hemos podido ver en los meses de invierno, y no es para menos. A más horas de sol, mejor estado de ánimo. Y cuando el calor aprieta, uno de los mejores lugares donde podemos combatirlo es en la playa.

En los más de 500 Km de costa de Mallorca tenemos centenares de playas y calas donde disfrutar del verano, el buen tiempo, aguas limpias y refrescantes y un sol radiante. Pero eso sí, tenemos que exponernos a él con precaución.

Por qué usar una sombrilla de playa

Los beneficios de la exposición al sol son múltiples

  • estimula las terminaciones nerviosas y mejora la respuesta muscular
  • reduce la incidencia de infecciones respiratorias y mejora la respiración
  • incrementa la hemoglobina en sangre
  • mejora el trabajo cardiovascular
  • disminuye la presión sanguínea
  • es imprescindible para la síntesis de vitamina D que permite fijar el calcio en los huesos

Pero la exposición prolongada y sin protección tiene sus riesgos

  • insolación
  • aparición de eritemas (enrojecimiento), que es la señal previa a las quemaduras; estas pueden llegar a ser de primer e incluso segundo grado, y sus efectos son acumulativos en la piel
  • puede terminar causando diferentes enfermedades cutáneas, incluso cáncer de piel
  • afecta a la vista, pudiendo producir cataratas
  • produce un envejecimiento prematuro de la piel

Aunque la mayor parte de los rayos ultravioleta B son filtrados por la capa de ozono, una pequeña parte llegan a la superficie y tienen capacidad para afectar gravemente a nuestra piel

Los ultravioleta A, menos peligrosos y gracias a los cuales nos bronceamos, tienen gran capacidad de penetración y pueden causar a largo plazo envejecimiento prematuro y la aparición de arrugas.

Así que tomar el sol, sí, pero con precaución. Y además de las cremas solares y otras protecciones una de las más eficaces para disfrutar con seguridad de nuestro día de playa es hacerlo bajo una buena sombrilla.

Pero además de estas ventajas, tan importantes para nuestra salud, hay otras más mundanas

  • permiten tener nuestras pertenencias (bolsas, mochilas, neveras de playa) a la sombra, evitando que se estropeen
  • nos permite estar cómodamente sentados o tumbados leyendo mientras evitamos molestos reflejos y destellos del sol
  • podemos ubicar desde la distancia dónde están nuestros acompañantes

Tipos de sombrillas de playa

A la hora de elegir nuestra sombrilla playera deberemos de considerar diversos elementos.

Tamaño

Podemos encontrar sombrillas de playa con diámetros entre 1,5 y 2,5 m

Las más pequeñas serán más ligeras pero nos proporcionarán poca sombra. Las grandes ofrecerán una mayor sombra, pero a cambio serán más pesadas de transportar y serán más vulnerables a rachas de viento. También hay que considerar si el mástil es de altura fija o telescópica.

Pero además de las clásicas sombrillas podemos considerar otras opciones

Material

Aquí deberemos considerar el material de la tela y el del mástil y las varillas.

Las telas más habituales son textil, poliéster y PVC

Las de tela permiten cierto paso del aire, pero no filtran bien la radiación UV. Las de PVC sí reflejan los rayos del sol y evitan la concentración de calor bajo la sombrilla.

El mástil suele ser de aluminio, ligero y resistente a la oxidación, pero también los hay de acero inoxidable. Las varillas son habitualmente de aluminio, pero empiezan a ser habituales las de fibra de vidrio, que aúnan resistencia, flexibilidad y al mismo tiempo no las afecta la oxidación.

UPF (Ultraviolet Protection Factor: Factor de Protección Ultravioleta)

Este indicador se aplica a tejidos y ropa y representa la relación entre rayos ultravioletas causantes de quemaduras con y sin el tejido en cuestión

Por ejemplo un UPF 30 nos indica que por cada 30 unidades de radiación UV sólo 1 pasa el tejido. Es decir, bloquearía un 96,7% de la radiación UV. Un factor 50 bloquearía una de cada 50 unidades, un 98%.

Es una medida realizada en laboratorio con fuentes artificiales de rayos UV medidos con espectrofotómetro o espectroradiómetro

No hay que confundir el UPF con SPF (factor de protección solar, por ejemplo de las cremas protectoras)

Ya que la medición se realiza de forma distinta, aunque los resultados son parecidos.

Inclinación del mástil

Las sombrillas más sencillas no tienen ninguna articulación para inclinarlas, deberemos cambiarlas de posición. Pero lo más habitual es que cuenten con un punto para poder inclinarlas o no a conveniencia.

Tipo de instalación

Lo típico es que el mástil tenga una punta redondeada para facilitar el clavado de la sombrilla en la arena, pero en ciertos suelos puede venirnos mejor que el extremo sea liso.

También debemos valorar que incluyan piquetas para una mejor sujeción adicional, o la posibilidad de añadir una base que la sujete

Algunas tienen ya una punta en rosca para facilitar su instalación en la arena.

Transporte y accesorios

Una buena bolsa nos facilitará el transporte de nuestra sombrilla playera. Si además cuenta con accesorios como un

Consejos para elegir tu sombrilla playera

La mejor sombrilla de playa dependerá del uso que vayamos a darle, dónde y con quién.

Si vamos a ir solos a la playa puede ser suficiente una sombrilla pequeña, de 1,50 m

Si vamos a ir en pareja, y sobre todo con niños, entonces optaremos por una más grande. Unos 2 m de diámetro debería ser suficiente.

En playas de arena la mejor opción será una sombrilla con el mástil en punta, o mejor aún, con rosca

Aunque como veremos podemos utilizar un accesorio aparte para lograr clavar mejor la sombrilla en la arena. Si solemos ir a calas donde abunden las rocas será mejor un mástil con punta plana, o incluso con una pequeña base sobre la que podamos poner unas piedras que la sujeten.

Respecto a la protección contra rayos UVA y UVB, mejor cuanto más alta sea, sin olvidar nunca la crema solar

Pero en caso de acudir a la playa con niños será particularmente importante esta protección adicional por ser sus pieles más delicadas. Elegiremos entonces sombrillas que ofrezcan un factor de protección de al menos 50.

Si normalmente acudimos a playas con aparcamiento cerca el peso y tamaño puede no ser importante

Pero en caso de acudir a playas algo aisladas, o si hacemos uso del transporte público, deberemos valorar el peso de la misma.

Otro factor a tener en cuenta es el viento

Incluso en las playas más calmadas se puede levantar una brisa que acabe con nuestra sombrilla de playa por los aires, o peor aún, rota. Deberemos comprobar que cuente con un buen sistema de anclaje, y si es posible, que cuente con varios puntos de sujeción, bien mediante piquetas adicionales, o bien pudiendo sujetarle un peso que la mantenga en el suelo. El material y la calidad de las varillas también serán importantes si no queremos quedarnos sin sombrilla con las primeras rachas de viento algo fuerte.

Y por último, pero no menos importante: ¿cuántas sombrillas vas a necesitar?

Bajo la sombra de una sombrilla pueden cobijarse dos o tres personas como máximo. Tenlo en cuenta si acudes a la playa en familia o con un grupo de amigos para que haya sombrillas suficientes para todo el mundo.

Ver más sombrillas en Amazon