Saltar al contenido

Toallas de playa

Cuando planeamos nuestro día de playa habrá cosas que serán opcionales y prescindibles, pero lo que no puede faltarnos nunca es nuestra toalla de playa. Tanto para secarnos después de salir del agua, como para tumbarnos sobre ella para tomar el sol, es el complemento que no puede faltar en nuestra bolsa.

Por qué comprar una toalla de playa

Podemos estar tentados de utilizar como toalla de playa una simple toalla o sábana de baño, o peor aún, una de esas de publicidad que nos puedan haber regalado. Y aunque cumplirán con su función de secarnos y tener una tela sobre la que tumbarnos al sol, pronto veremos que no son lo óptimo.

Una toalla de baño la usaremos para secarnos después de una ducha y no volveremos a necesitarla hasta el día siguiente o después de bastantes horas. Pero en la playa puede que estemos entrando y saliendo del agua y necesitaremos que nuestra toalla se seque rápidamente para poder usarla. Además, estará expuesta a la arena, o al roce con rocas o piedras, y al agua salada, más agresiva que el agua de nuestra ducha.

Así, lo ideal es tener una toalla pensada específicamente para ser usada en la playa, con materiales de calidad para proporcionarnos un secado rápido, y que tenga un tamaño y tacto adecuado para envolvernos en ella si se levanta una brisa fuerte o si vamos a estar mucho tiempo tumbados sobre ella.

Materiales

El material más habitual con el que están elaboradas las toallas de playa es el algodón

De punto y tacto similar a las toallas de baño, secan bien y son resistentes. Si la toalla es grande puede abultar mucho.

Toallas de algodón

Las de poliéster son más ligeras, aunque el tacto puede no ser tan agradable como el algodón

A pesar de ser más ligeras son resistentes y se secan muy rápido. También es habitual encontrar toallas de algodón y poliéster en diferentes proporciones.

Por último podemos encontrar toallas de microfibra

Muy delgadas pero con una gran capacidad de absorción del agua, aproximadamente el doble que el algodón. A su vez se secan muy rápidamente, lo que resulta ideal para aquellos que gustan de entrar y salir del agua frecuentemente, o que no quieran esperar mucho a que se haya secado la toalla para dejar la playa.

Toallas de microfibra

Dimensiones

Lo habitual es que las toallas de playa sean rectangulares, aunque también hay muchas cuadradas, y se ha puesto algo de moda unas toallas redondas, como un gran mantel.

Tamaños hay para todos los gustos. Desde similares a una toalla de baño o ducha de apenas 30×60 cm, a sábanas de 2×2 m que pueden usar dos personas a la vez.

Toallas de playa grandes

Consejos para elegir tu toalla de playa ideal

Como en muchas otras cosas, la mejor toalla de baño será la que se adapte mejor a nuestras necesidades

Si vamos a entrar y salir poco del agua una toalla sencilla de algodón o poliéster puede ser suficiente. Pero si lo vamos a hacer mucho deberíamos plantearnos una de microfibra que esté seca para la siguiente vez que salgamos del agua.

Si sólo queremos la toalla para secarnos puede ser suficiente una pequeña, que además nos ocupará menos espacio

Puede venirnos bien si vamos a usar nuestra silla de playa. Pero si vamos a tenderla en la arena para tumbarnos nos convendrá una más grande, mullida y resistente, y ahí ganan las de algodón.

Por último estará el diseño, pero esa opción es totalmente personal

Lisa, de clásicas franjas marineras, con vistosos estampados o complejos diseños, hay de todo en el mundo de las toallas de playa.