Saltar al contenido

Sillas de playa

Llega el verano, el buen tiempo, y tenemos que revisar nuestro equipo para pasar un buen día de playa. Y uno de los elementos fundamentales seguramente será la silla. ¿O aún no la hemos comprado? Pues aquí trataremos de resolver dudas y dar algunos consejos para elegir nuestra silla de playa.

Por qué comprar una silla de playa

Si vamos a una playa de arena es probable que vayamos a estar un buen rato tumbado sobre la misma, pero incluso sobre la arena más fina eso termina cansando. Para cuando queramos estar un rato sentados para leer, tomar un bocado o un refresco, o disfrutar de las vistas sin castigar nuestra cervicales querremos tener una silla de playa práctica y confortable.

También ayudará a que no se nos llene la ropa de arena. Si queremos tomar el sol nos será más fácil hacerlo protegiendo la piel y la cara que si nos tumbamos sobre la arena.

Y si hemos elegido una cala de grava o rocas entonces será imprescindible una silla de playa para tomar el sol cómodamente sin que se nos claven las piedras, o tener que hacerlo sobre una extensión de dura roca o cemento.

Materiales

Deberemos distinguir dos partes de la silla de playa: el armazón y el asiento sobre el que descansaremos

En ambos casos hay varios materiales para elegir que afectarán al peso, resistencia, durabilidad y comodidad de la silla.

El armazón normalmente es de algún material ligero como el aluminio, pero también las podremos encontrar de acero, más pesado pero mucho más resistente, e incluso de madera

Hay bastantes de plástico, un material barato, pero son sillas más voluminosas y difíciles de manejar. A cambio ofrecen un buen apoyo para la espalda, a tener en cuenta si tenemos algún problema en la misma.

Respecto al asiento, encontraremos modelos de plástico rígido, pero normalmente será una lona o tela sujeta al armazón

Las acolchadas serán algo más cómodas pero más difíciles de limpiar y secar. Entre los tejidos textiles los habrá de distintos grosores y calidades. Deberíamos buscar uno que resulte fresco, que seque rápidamente y sea fácil de limpiar.

Tipo

Entre las distintas sillas de playa podemos distinguir las sillas propiamente dichas, pensadas sobre todo para sentarse, y las tumbonas, perfectas para tomar el sol

Tanto unas como otras podrán ser fijas o ajustables en diferentes aspectos (inclinación, con o sin reposabrazos, etc.).

Según la forma de la silla su transporte y colocación en el coche será más o menos fácil. Deberemos tener en cuenta con cuántas cosas vamos a cargar en nuestro día de playa.

Dimensiones

A la hora de considerar el tamaño de la silla de playa deberemos valorar varios aspectos

Por una parte la anchura del asiento, para que podamos acomodarnos mejor a la silla. Por otra, la altura del respaldo: ¿sólo vamos a apoyar la espalda o queremos que llegue hasta la cabeza?

También hay que tener en cuenta la altura sobre el suelo. Una silla más baja será más pequeña y transportable, pero para algunas personas puede resultar más incómoda a la hora de sentarse o incorporarse.

Consejos para elegir tu silla de playa ideal

Para elegir bien nuestra silla de playa deberemos tener en consideración varios aspectos

Como a qué tipo de paya acudiremos principalmente, qué haremos allí, con quién iremos y si estará más o menos cerca de la zona de aparcamiento.

Si tenemos que caminar un poco para llegar a la playa habrá que valorar principalmente el peso de la silla

Nos convendrá entonces una que sea pequeña, con estructura de aluminio, y a ser posible con asas para facilitar su transporte.

Si la queremos sobre todo para tomar el sol pero también para estar un rato sentados nos decantaremos por un modelo algo más grande

Donde podamos tumbarnos, y que además permita elegir entre varias posiciones.

Si vamos con niños será más práctica una silla baja que quede cerca del suelo

Pero en cambio si va a usarla gente más mayor será mejor una silla alta, para facilitar el sentarse y levantarse de la misma.

Las mejores sillas de playa en relación calidad-precio

AmazonBasics, silla gravedad cero

Una de las sillas de playa más vendidas de la actualidad, y con razón

La estructura de acero le confiere una gran resistencia y el textilene ofrece un asiento ventilado y de secado rápido. El cabezal y reposapiés y los distintos puntos de ajuste hacen de esta una silla de gran comodidad.

Puede resultar algo grande para transportarla cómodamente (plegada mide 95 cm de largo), y sobre todo es bastante pesada (más de 8 Kg). Pero si no tenemos que andar mucho hasta la playa lo compensamos con el confort que nos proporciona.

LOLAhome, silla de playa baja con cojín de 4 posiciones

Esta silla de la marca LOLAhome resulta ligera (3,5 Kg) y fácil de transportar gracias a sus prácticas asas. Está fabricada en aluminio y textilene, impermeable y de rápido secado, y es de construcción robusta y sólida.

Puede colocarse en cuatro posiciones, hasta estar totalmente abatida

Al ser muy baja (20 cm hasta el sueño) es perfectamente posible estirarse sobre la misma con los pies descansado sobre la arena. El cojín nos proporciona una comodidad adicional.

Solenny, silla de playa fija con respaldo bajo

La firma Solenny, especializada en productos de playa y camping, nos trae esta sencilla y práctica silla de playa.

Con sólo 1,3 Kg de peso no será problema transportarla con nosotros hasta la playa

Está fabricada en aluminio con asiento y respaldo de textilene. Cuenta con pies estabilizadores para evitar vuelcos.

No es una silla para sentarse durante horas, ya que la barra superior se nos termina clavando en la espalda, pero sí resulta perfecta para sentarnos un rato o si lo hacemos sin hacer recaer todo nuestro peso en el respaldo.

Crevicosta, silla playera con nevera

Esta silla de playa abatible de la marca Crevicosta tiene varios detalles que la distinguen de sus competidoras

Construida en tubo de aluminio reforzado y con asiento de poliéster resistente al agua, sólo pesa 3,8 Kg. Incorpora asas para transportarla como un gran bolso plano o una mochila.

Puede situarse en varias posiciones, hasta abatirse horizontalmente. El respaldo es alto (63 cm) e incluye un cojín, lo que la hace más cómoda. Pero lo que la distingue sobre las demás son los accesorios. En la parte trasera monta una pequeña nevera donde guardar comida y bebida, y en los reposabrazos incluye un práctico bolsillo y un soporte para bebidas.

Festnight, silla de playa de madera, ajustable en 3 posiciones

Esta silla plegable de madera es una buena opción retro para quien quiera ir a la playa con estilo

Su principal pega es el tamaño, casi 1,80 de altura plegada, lo que la hace poco práctica si no tenemos un coche con un buen maletero, pero a cambio es ligera. La madera es de calidad y la tela es lavable.

La silla requiere montaje pero las instrucciones son claras y sencillas. Una vez montada se puede plegar fácilmente para transportarla o guardarla.

Descubre más modelos de sillas de playa