Saltar al contenido

Calas y playas

calas de Mallorca

Calas y playas de Mallorca; descúbrelas, vívelas, siéntelas…

Mallorca tiene 555 Km de costa en donde hay más de 250 calas y playas

A lo largo de la misma podemos encontrar centenares de calas y playas de todos los tamaños: desde extensos arenales de varios kilómetros de longitud hasta recónditas calas de apenas unos metros de anchura. La costa de Mallorca puede proporcionar la experiencia que busque cualquier visitante.

Varios complejos turísticos han crecido en diferentes puntos de la costa

para proporcionar a los turistas todas las comodidades posibles en cuanto a seguridad, confort, oferta de ocio… Pero también es posible encontrar a pocos kilómetros playas recónditas y solitarias, prácticamente desconocidas, donde disfrutar de la tranquilidad.

Lo que es común a todas ellas es el disfrute de las aguas habitualmente tranquilas del Mediterráneo

y de un clima apacible con muchos días de sol al año. Ese sol que combinado con el mar de Mallorca crea una luz única en el mundo y que durante décadas ha atraído a pintores de todo el mundo para tratar de capturarla.

vista desde el aire de Cala d'Or
Vista desde el aire de Cala d’Or. De izquierda a derecha tenemos; la Marina de Cala d’Or, la playa de Cala d’Or o Caló de ses Dones, Cala Gran y al fondo, a lo último, Cala Esmeralda.

Sus aguas, navegadas desde la más remota antigüedad, aún albergan secretos por descubrir

Cientos, sino miles, de barcos terminaron en el fondo de estas aguas, víctimas de tormentas o de piratas, antes de alcanzar el refugio que proporcionan los muchos puertos naturales repartidos por toda la costa de Mallorca.

Fenicios, griegos, cartagineses, romanos, vándalos, bizantinos, árabes, cristianos, otomanos…

durante siglos las costas de Mallorca fueron punto de parada y comercio para todas las civilizaciones del Mediterráneo. Y también campo de batalla. Piratas que establecieron aquí sus bases. Piratas que atacaban los pueblos costeros en busca de botín y esclavos. Imperios de Europa, Asia y África que desembarcaron en calas y playas de todo el litoral de Mallorca en sus luchas de poder. Toda la costa de Mallorca está salpicada de momentos históricos, muchos de los cuales han dejado vestigios que también podremos visitar.

Playas y calas llenas de historia, de encanto;

para relajarse o para divertirse; para practicar deporte o para tumbarse tranquilamente bajo el magnífico sol de Mallorca. Todo eso y mucho más podrás conocer en Mallorqueando, pero lo importante es que lo descubras y experimentes por ti mismo. ¿Mallorqueamos?

Calas y playas de la zona norte

El norte de Mallorca está dividido en dos grandes zonas que comparten características comunes: las bahías de Alcudia y de Pollensa.

Ambas están expuestas a la tramontana y esto ha creado playas de pendientes suaves y poco profundas. En la bahía de Alcudia se encadenan más de 15 Km de arenales, incluyendo algunas de las playas más bellas de Mallorca. También podemos encontrar pequeñas calas en los cabos que cierran ambas bahías.

En esa zona podemos encontrar algunos de los núcleos turísticos más importantes de Mallorca

Puerto de Pollensa, Puerto de Alcudia, Playa de Muro y Can Picafort. En estas localidades podemos encontrar tanto bulliciosas zonas turísticas con locales de ocio, restaurantes y tiendas, como lugares apartados y discretos donde disfrutar tranquilamente del mar y el sol.

vista aérea de la playa de Alcudia
Vista aérea de la playa de Alcudia. Y al fondo a la izquierda vemos la bahía de Pollensa.

También podremos realizar un recorrido por el pasado de Mallorca

desde la prehistoria, con la gran necrópolis de Son Real; el periodo romano, visitando las ruinas de la gran ciudad de Pollentia; o la época medieval y renacentista, recorriendo el centro histórico de Alcudia; por mencionar sólo tres ejemplos destacados de los muchos que podemos encontrar en estas tierras.

Y no podemos olvidar el patrimonio natural

En Alcudia tenemos la Albufera de Mallorca, el mayor humedal de la isla, punto de parada de aves migratorias entre Europa y África, aparte de alojar especies autóctonas. En Pollensa está su hermana pequeña, la Albufereta. Y más al norte la magnífica península de Formentor, un paraje natural de singular belleza que capturó a visitantes de todo el mundo antes de la invención del turismo.

Calas y playas del Levante

El este de Mallorca está dominado por la Sierra de Levante

En su parte parte más septentrional destaca el Macizo de Artá, que surge abruptamente del mar, dando lugar así a calas pequeñas flanqueadas por acantilados. Hacia el sur el relieve es más suave y es donde tenemos algunas playas de arena.

Aunque estas tierras fueron pobladas desde la prehistoria, no se desarrollaron grandes núcleos habitados hasta tiempos muy recientes

De hecho pequeños puertos de pescadores pasaron a ser grandes núcleos turísticos hace apenas 50 años: Cala Ratjada y Cala Millor serían los más destacados en el norte. Hacia el sur tendríamos Portocristo, Cala Romántica y Calas de Mallorca. Prácticamente pequeñas ciudades hoteleras con todo tipo de instalaciones y servicios para hacer más confortable la estancia de los turistas.

Puerto de Cala Ratjada
Puerto de Cala Ratjada

Pero entre estos grandes centros de vacaciones también hay pequeñas calas lejos del bullicio

Medio ocultas entre pinares, donde disfrutar de grandes momentos de relax. Los amantes de la naturaleza no pueden dejar de visitar el Parque Natural de la Península de Levante. Sus más de 1.400 Ha incluyen varios hábitats típicos del Mediterráneo con fauna y flora muy características. Junto al Parque hay una Reserva Natural que acoge varias calas vírgenes.

Hay otras dos joyas naturales que no podemos perdernos

Una son las majestuosas Cuevas de Artá: el fruto de miles de años de, normalmente, silencioso trabajo de la naturaleza moldeando caprichosas formas en este subsuelo calizo. Y la otra, las Cuevas del Drac, un espectacular conjunto de cuevas parcialmente sumergidas y que cuenta con uno de los mayores lagos subterráneos de Europa.

Cuevas del Drach
Cuevas del Drach

El levante de Mallorca ofrece experiencias para todo tipo de viajeros

desde el que busca el ocio y la diversión hasta el que persigue la tranquilidad, o el que busca descubrir las huellas de nuestros antepasados. Entre pequeñas calas, colinas rematadas por castillos y santuarios y pequeños pueblos recién sacados de la Edad Media la comarca del levante mallorquín es de visita obligada.

Calas y playas de es Migjorn

La comarca del sur de Mallorca nos proporciona una gran variedad de paisajes

La zona más al sudeste la constituyen costas agrestes con pequeños acantilados donde se abren sinuosas calas. En el extremo sur, en Santanyí y Ses Salines, el relieve es mucho más suave, y a partir de aquí encontramos principalmente grandes arenales como Es Trenc, Sa Ràpita y Cala Pi, entre los que se alternan recónditas calas, formadas sobre todo por desembocaduras de torrentes.

A lo largo de su costa han florecido algunos importantes núcleos turísticos

Cala d’Or en un extremo y el Arenal de Llucmajor en el otro. Entre medias hay multitud de pequeños pueblos de pescadores que han ido incluyendo mucha oferta turística. Portocolom, Portopetro o la Colonia de Sant Jordi serían algunos de los más destacados.

En primer plano tenemos la playa Des Peregons, seguido de la playa de Es Trenc y al fondo Sa Ràpita.
En primer plano tenemos la playa Des Peregons, seguido de la playa de Es Trenc y al fondo Sa Ràpita.

Pobladas desde la prehistoria estas tierras han conocido todos los avatares de la turbulenta historia de Mallorca

Diseminados aquí y allá podremos descubrir yacimientos de sus pobladores primitivos. En estas costas desembarcaron los conquistadores romanos, y también los árabes; en Llucmajor se libró la última batalla del Reino de Mallorca; por la actual Cala d’Or llegaron las tropas borbónicas para poner fin a la Guerra de Sucesión. Todos estos hechos han dejado huella en esta zona en la arquitectura de sus pueblos y ciudades, los santuarios, fortines y torres de defensa.

Pero no podemos olvidar la naturaleza

En el sudeste se encuentra el Parque Natural de Mondragó: más de 700 Ha de pinos, matorrales y cultivos de secano que han modelado el paisaje durante siglos. Aquí se pueden conocer decenas de especies autóctonas y de aves migratorias, pero también conocer los usos agrarios tradicionales.

cala s'amarador en el parque natural de mondragó
Cala s’Amarador en el Parque Natural de Mondragó

Salvo un par de núcleos muy conocidos y las playas más populares

en general el sur de Mallorca es un gran desconocido que merece ser descubierto. El entorno natural, los pueblos, tanto de costa como de interior, las fiestas, mercados y tradiciones… hay muchos motivos para aventurarse en esta parte de Mallorca.

Calas y playas de la Bahía de Palma

La bahía de Palma  es sin duda el principal centro turístico de Mallorca

La propia Palma incluye los grandes arenales de Can Pastilla y s’Arenal (agrupados junto a Cala Estancia bajo el nombre de Playa de Palma), pero además tiene un buen número de otras playas de menor tamaño pero igualmente perfectas para el baño de mar y de sol. Además de las playas de Palma hay que añadir por un extremo de la bahía el Arenal de Llucmajor y varias pequeñas calas de arena y roca. Y por el otro, algunas de las más conocidas playas de Calviá como Palmanova y Magaluf.

foto aérea de Palmanova al amanecer
Palmanova al amanecer. Como podemos observar, la playa está bien lista y preparada para recibir a los cientos, sino miles, de bañistas del día.

La mayoría de estas playas fueron urbanizadas en los años 60 (en el primer boom turístico), o en los 70

Dada la cercanía al aeropuerto y la gran planta hotelera que se construyó en Palma y las zonas limítrofes, toda la bahía se convirtió en un destino turístico de primera categoría a nivel mundial. El precio fue el deterioro del entorno natural en varias zonas, y que algunas playas tuviesen que regenerarse artificialmente. En la actualidad, aunque no puede revertirse la urbanización, se han tomado medidas para garantizar que tanto las playas como sus aguas sean de la mejor calidad para su máximo disfrute.

Pero la bahía de Palma no es sólo sol y playa 

A lo largo de todo el litoral hay una ingente oferta de ocio de todo tipo: deportes náuticos, excursiones marítimas por el litoral, restaurantes, bares, discotecas, centros comerciales… y a pocos minutos tenemos el centro de Palma, con sus centros comerciales, zonas de ocio, barrios de tiendas de artesanía…

Paseo Marítimo de Palma de Mallorca by night
Tras nuestra jornada de calas, playas y sol podemos disfrutar de la vida nocturna en el Paseo Marítimo de Palma

Para los amantes de la cultura una ciudad bimilenaria como Palma, fundada por los romanos sobre anteriores asentamientos primitivos, es una auténtica joya

Construida un nivel sobre otro es posible reconocer en su callejero los distintos niveles de la ciudad: la romana, la árabe, la cristiana, la renacentista, y la moderna. Cada periodo ha dejado su legado: los baños árabes, el palacio de la Almudaina, la Catedral de Mallorca y multitud de iglesias, el castillo de Bellver, la lonja… por no hablar de los cientos de edificios singulares y casas señoriales repartidas aquí y allá. 

Palacio Real de La Almudaina
Palacio Real de La Almudaina

La bahía de Palma es un destino turístico de primera categoría a nivel mundial

capaz de satisfacer las expectativas de prácticamente cualquier visitante.

Calas y playas de la zona suroeste

El suroeste de Mallorca es un resumen en pequeño de lo que es toda la isla

En ese extremo occidental podemos encontrar grandes arenales, calas recónditas y vírgenes, pueblos de interior con sus tierras agrícolas, núcleos turísticos costeros y pueblos de montaña. Y apenas en 10 Km a la redonda.

Sant Elm
Sant Elm

Esta zona incluye básicamente parte de Calviá y Andratx

Aquí está el extremo sur de la Sierra de Tramuntana, con alguna elevación notable como el Puig de Galatzó. A partir del Cabo de Cala Figuera, que cierra por el oeste la bahía de Palma, la costa se vuelve más abrupta y aparecen muchas pequeñas calas, aunque también hay notables playas de arena como Santa Ponsa y Camp de Mar.

vista panoramica de es Port de Andratx
Vista panorámica de es Port de Andratx

Como en otras zonas de Mallorca y de todo el Mediterráneo los principales pueblos se construyeron tierra adentro para protegerse de los piratas

pero bien entrado el siglo XX, desaparecida esa amenaza, tomaron fuerza los núcleos costeros. El relieve y la vegetación constituyen un entorno perfecto para gozar de cierta intimidad, y no pocos famosos y millonarios establecieron aquí sus residencias. Esto atrajo un turismo de lujo al que se dio respuesta con instalaciones de primer nivel, como Puerto de Andratx o Port Adriano.

Al mismo tiempo siguen coexistiendo pequeños pueblos de pescadores como Sant Elm

Y también hay lugar para disfrutar de la naturaleza. Precisamente frente a este pueblo se halla la isla de la Dragonera, convertida en parque natural. Al norte está la reserva natural de la Trapa: un antiguo monasterio trapense donde descubrir el entorno natural de esta parte de la costa de Mallorca y ejemplos de la arquitectura tradicional. 

Calas y playas de la Sierra de Tramuntana

La Sierra de Tramuntana es la principal sierra de Mallorca y recorre toda su costa noroeste

Su elevación (hasta 1436 m en el Puig Major) protege el Pla de Mallorca de la tramontana, un viento frío y turbulento procedente del norte que sopla frecuentemente en los meses de invierno. Este viento ha modelado durante milenios la vertiente marítima de la Sierra, tanto desde el punto de vista geológico como biológico.

Vista general del Puig Major
En primer plano vemos el embalse de Cúber seguido por el del Gorg Blau. Y al fondo, en lo alto, el Puig Major con su célebre radar.

La Sierra de Tramuntana es una joya paisajística que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2011

no sólo por sus paisajes naturales sino también por los creados por el hombre a lo largo de los siglos: cultivos en terrazas, distribución de agua, edificaciones de piedra que se funden con el entorno…

Habitada desde hace milenios, en las faldas de las montañas de la Sierra de Tramuntana podemos encontrar algunos de los pueblos más pintorescos de Mallorca

Deià, Valldemossa, Fornalutx… por mencionar sólo unos pocos, de fama mundial por su entorno y por el impresionante paisaje en el que están enclavados.

Las montañas y valles son un paraíso para los aficionados al senderismo, con un gran número de rutas de diversas dificultades pero todas de gran atractivo. Los aficionados a deportes más extremos como el barranquismo o la espeleología también encontrarán aquí un buen número de reclamos, como el imponente barranco de Sa Fosca o la cueva llamada Sa Campana.

Algunos de estos barrancos y torrentes desembocan en calas de gran encanto donde disfrutar de las aguas del Mediterráneo en un entorno incomparable. El más famoso sin duda es el Torrent de Pareis y su desembocadura, Sa Calobra.

Vista panorámica de Valldemossa
Vista panorámica del precioso pueblo de Valldemossa