Saltar al contenido

Tablas de paddle surf hinchables

tablas-paddle-surf-hinchables

Stand Up Paddle, SUP, paddle surf o, en español, surf de remo, son formas distintas de referirse al mismo deporte acuático: navegar de pie sobre una tabla impulsada con un remo. Su origen se remonta a los años 60, en las playas de Waikiki, en Hawaii, cuando algunos instructores de surf permanecían de pie sobre sus tablas para dar instrucciones o sacar fotografías a sus alumnos.

No fue hasta el siglo XXI cuando este deporte cobró popularidad al ser adoptado por surfistas famosos al introducirlo en sus rutinas de entrenamiento. La gran diferencia con el surf tradicional es que al impulsar la tabla con el remo no es necesaria la presencia de viento ni olas para su práctica. Así, puede experimentarse en aguas tranquilas o incluso en aguas interiores como ríos y lagos.

Esta variedad de medios ha desarrollado distintas formas de practicar este deporte. Además, la introducción de las tablas hinchables en la última década aumentó más su popularidad, como veremos a continuación.

Por qué comprar una tabla de paddle surf hinchable

Las primeras tablas de paddle surf eran esencialmente las mismas que en el surf tradicional, con el añadido del remo. Estas tablas superan muchas veces los 3 m de longitud, requieren un espacio adecuado para ser guardadas y no son fáciles de transportar. Todos tenemos la imagen típica de los surferos acudiendo a la playa en una furgoneta cargada de tablas para pasar el día surfeando.

Las tablas hinchables están fabricadas en distintos materiales que proporcionan la misma rigidez y una experiencia similar a las tablas rígidas, pero que deshinchadas permiten guardarlas ocupando muy poco espacio. Y lo más importante: pueden ser transportadas en una mochila (grande), sin necesitar un vehículo especialmente preparado para el transporte de cargas de gran longitud. También permiten que sean cargadas más fácilmente hasta la playa, facilitando que personas de escasa fuerza o estatura puedan llevar su propia tabla.

Con el auge del turismo náutico los barcos son otro lugar donde se agradece ahorrar espacio. Así, podemos llevar nuestra tabla e hincharla en el momento en que vayamos a utilizarla. Otra gran ventaja es poder transportar nuestra tabla en el avión y llevarla con nosotros de vacaciones. Así nos ahorramos el coste de tener que alquilar una cuando queramos practicar nuestro deporte favorito en nuestro destino vacacional.

Tipos

Los tipos de tablas de paddle surf dependen principalmente del uso que se le pretenda dar, lo que se traduce sobre todo en una mayor o menor longitud de la tabla, pero también afecta al grosor y a la forma de la nariz (nose) o la cola (tail).

Tabla de surf o de olas (wave)

Son las más parecidas a las tablas típicas del surf, y por tanto a las primeras utilizadas para practicar el paddle surf. Son las más cortas, hasta 3 m de longitud, con nariz puntiaguda, entre 70 y 90 cm de anchura y colas muy variadas. Son ideales para cabalgar olas, como bien indica su nombre.

Tabla de carreras (race)

Miden entre 3 y 4,2 m de largo, son estrechas para reducir la superficie de contacto (entre 65 y 75 cm), y tienen la nariz muy puntiaguda y la cola cortada. Están pensadas para obtener la máxima velocidad en aguas tranquilas y requieren un buen dominio por parte del surfista.

Tabla de travesía (touring o exploring)

Están pensadas para travesías tranquilas y largas. Miden entre 3,3 y 4,5 de largo y entre 75 y 85 cm de ancho. Son notablemente más gruesas que el resto de tablas, y pueden ser algo más estrechas en la parte central para facilitar la remada.

Tabla híbrida (all round)

Estas tablas polivalentes combinan características de las de carreras y travesía, y son las más indicadas para los principiantes. La longitud puede ir de los 2,8 a los 3,8 m, la nariz es redondeada (como en las de travesía), y los anchos oscilan entre los 75 y los 90 cm.

Materiales

Las tablas de paddle surf hinchables están fabricadas mediante la técnica de Drop Stitch: al menos dos capas de PVC unidas por miles de hilos de nylon que crean una estructura que una vez hinchada adquiere gran rigidez. Según el número de capas y la combinación de materiales usados obtendremos diferentes calidades para nuestra tabla.

Capa simple o monocapa

Son dos capas de PVC, una superior (que forma el deck o cubierta) y otra inferior (fondo o bottom) unidas por hilos de nylon, y con el borde revestido de otra banda adicional de PVC. Son las más económicas y ligeras, pero también las que ofrecen menos rigidez. Las más sencillas tienen cierto efecto de colchón hinchable.

Monocapa con stringer

Como las anteriores, pero se añade una capa adicional de PVC (un larguero o stringer) que recorre la franja central de la capa superior. Aporta mayor rigidez, evitando el efecto colchón hinchable, y ofrecen muy buena relación calidad precio. Sin embargo, suelen estar limitadas a surfistas no muy corpulentos (hasta 90 kg de peso).

Doble capa pegada

Estas tablas parten de una tabla monocapa a la que se encola una segunda capa de PVC en todos sus lados: deck, bottom y borde. Se así obtiene mucha mayor rigidez que con las tablas monocapa. Como inconvenientes hay que destacar el incremento de peso por las capas adicionales de PVC y el pegamento, y una mayor dificultad para plegarlas. En las de menor calidad el encolado puede ser irregular, presentando arrugas y burbujas.

Doble capa fusionadas

Estas tablas también cuentan con dos capas de PVC, pero en lugar de estar pegadas están fusionadas mediante calor. Con esta técnica de construcción introducida hace pocos años se obtienen tablas de extraordinaria rigidez (30% superior a las de doble capa pegada) con menor peso (un 20% más ligeras al no contener pegamento), y sin irregularidades ni microburbujas.

Accesorios

Quillas

Esta especie de aletas bajo la tabla, cerca de la cola, son lo que nos dará estabilidad y agarre, y nos permitirá hacer ciertos tipos de maniobras. Hay diferentes tipos de anclajes de las quillas a la tabla. El más habitual en las tablas hinchables es el sistema iFINS, por el que la quilla (de un material plástico) va pegada a la tabla. Pueden doblarse si se apoya la tabla contra el suelo o se deja mucho tiempo plegada en su funda, pero aplicando un poco de calor pueden volver a enderezarse. Son muy resistentes, pero si a pesar de todo se rompe es muy fácil encontrar repuestos. Para la quilla central es muy habitual es sistema US (o US Box), que es el más extendido para tablas convencionales.

Mochila

Las tablas de paddle surf hinchables rondan los 10-12 kg de peso, por lo que es conveniente disponer de una mochila resistente y al mismo tiempo cómoda para facilitar el transporte de la tabla. Puede ser recomendable optar por una mochila con ruedas, tipo trolley, para llevar nuestra tabla.

Inflador

Una vez hemos llegado a la playa con nuestra tabla hay que hincharla. Deberíamos optar siempre por un inflador de doble cámara, que nos ahorrará mucho tiempo y esfuerzo a la hora de hinchar la tabla. Además, facilita el inflado hasta la presión recomendada por el fabricante.

Remo

Muchos kits incluyen un remo con la tabla. La elección del remo para paddle surf merece un capítulo aparte, pero para acompañar a una tabla hinchable, lo más recomendable es uno ajustable de tres piezas que se pueda guardar junto a la tabla.

Sujeción (correa, leash)

Hemos llegado a la playa, hemos hinchado nuestra tabla y hemos comenzado a remar. Sobre todo al inicio será muy habitual que nos caigamos de la tabla. Si queremos ahorrarnos el tener que perseguir a nado nuestra tabla hinchable, o mejor aún, aumentar nuestra seguridad evitando alejarnos de la tabla, lo más recomendable es que cuente con un leash. Se trata de un cable que por una parte sujetaremos a un tobillo o una rodilla, y que por el otro lado va sujeto a la tabla.

Bolsas de hidratación

Sobre todo si preferimos el paddle surf de travesía, estaremos mucho rato en el agua, expuestos al sol y lejos de la orilla. Es imprescindible estar bien hidratado, y la mejor forma es disponiendo de algún tipo de bolsa de hidratación. Estas pueden ser desde una bolsa de agua para sujetar al chaleco salvavidas, hasta un chaleco completo que incluya la bolsa para el agua.

Consejos para elegir

  • A la hora de elegir una tabla de paddle surf lo primero a considerar es el peso del surfista. No todas las tablas ofrecen la misma flotabilidad, y eso depende de su volumen. Un cálculo sencillo es multiplicar nuestro peso por 2, y ese será el volumen mínimo recomendado para la tabla. Si pesamos 80 kg deberíamos elegir una de al menos 160 l. Y si somos muy novatos, multiplicar por 2,2. Siguiendo el ejemplo, elegiríamos una tabla de al menos 176 l. Frecuentemente no tendremos que hacer estos cálculos porque el fabricante nos indicará el peso máximo que soporta la tabla.
  • A continuación deberemos considerar qué modalidad de paddle surf vamos a practicar. Para travesía lo ideal es una tabla ancha que aporte mucha estabilidad, pero asumiendo que la velocidad será limitada. Al iniciarnos podemos tender a elegir una tabla demasiado ancha, de unos 90 cm pero con un poco de práctica nos será suficiente una de 80 cm.
  • Si vamos a practicar race mejor cuanto más estrecha sea la tabla, pero requiere mucha más habilidad. Y si vamos a utilizarla en una zona de olas, lo ideal será una tabla de anchura intermedia y longitud corta, que permita maniobrar sobre las olas.
  • Respecto al material, dependerá del presupuesto y de cuánto tiempo esperamos disfrutar de nuestra tabla. Lo ideal será una de doble capa fusionadas, que aún rigidez, ligereza y durabilidad, pero son las más caras. Si sólo la vamos a utilizar ocasionalmente puede ser suficiente una monocapa, y en caso de que se estropee existen kits de reparación. Y como solución de compromiso, tenemos las de doble capa pegadas: resistentes, no muy caras, pero con el sobrepeso del encolado y la posible presencia de burbujas o arrugas.

Las mejores tablas de paddle surf hinchables

Para principiantes: ECD Makani

Lo ideal para comenzar en este deporte será una tabla all round o polivalente. Nos aportará buena estabilidad para familiarizarnos con la técnica necesaria, son adecuadas para travesías de corta y media distancia (entre 4 y 8 km), pero también tienen prestaciones suficientes para race.

Entre los modelos más vendidos destaca la Makani, de ECD Germany. Se trata de una tabla de medidas medias, y perfecta para iniciarse en el paddle surf tanto por sus prestaciones como por su precio. Es cierto que los accesorios son de escasa calidad (mochila no muy resistente, y tanto el leash como el inflador son muy simples), pero sigue siendo una excelente puerta de entrada para conocer este deporte sin gastarse mucho dinero.

  • Medidas (largo x ancho x grosor): 320x82x15
  • Peso: 8,6 kg
  • Peso máximo: 150 kg
  • Material: PVC y recubrimiento de EVA
  • Presión de inflado: 12 psi
  • Accesorios incluidos: mochila de transporte, inflador, leash, remo regulable en tres piezas, kit de reparación

A favor: precio; kit muy completo y asequible.

En contra: calidad de los accesorios; acabados algo deficientes.

Para travesía: Bestway Kahawai

Si buscamos una tabla estable, cómoda y bien construida, las de la marca Bestway son una de las opciones más habituales. Esta es perfecta para travesías largas en aguas tranquilas. Incluso incluye unas gomas para sujetar el equipaje que podamos llevar con nosotros.

La tabla es muy estable y resistente, y los accesorios son de calidad media. Sin embargo, es algo pesada. Aunque incluye varias asas para facilitar su manejo es probable que deban transportarla dos personas una vez inflada. Hay que destacar que las quillas son todas fijas, y eso puede dificultar el plegado, sobre todo por el tamaño de la quilla central.

  • Medidas (largo x ancho x grosor): 310x86x15
  • Peso: 14,7 kg
  • Peso máximo: 140 kg
  • Material: PVC y base antideslizante
  • Presión de inflado: 16 psi 
  • Accesorios incluidos: mochila de transporte, inflador, leash, remo de aluminio extensible, kit de reparación

A favor: relación calidad-precio, estabilidad, resistencia.

En contra: calidad del inflador, quilla central fija, peso.

Versátil y convertible en kayak: Bluefin Cruise

Si el presupuesto no es problema y preferimos una tabla versátil, la serie Cruise de Bluefin es una de las que hay que considerar sin duda. Está disponible en dos longitudes: 10,8’ (325 cm) y 12’ (366 cm), y también en tamaño junior de 8’ (245x74x13 cm).

Por una parte es una tabla de travesía que incluye gomas para sujetar equipaje pero con un ancho y una cola recortada que la hace all-round. Y además es convertible en kayak al incluir un asiento y un remo de doble uso para paddle surf y kayak.

La marca también ofrece cinco años de garantía, lo que da una idea de la confianza depositada en la calidad del producto.

Los accesorios incluidos son de buena calidad. La mochila incluye correas acolchadas para un transporte más cómodo y el inflador es de doble acción con manómetro. Las quillas son de poliuretano y la central utiliza el sistema US Box. En la proa incorpora un soporte para cámara de acción como la GoPro.

  • Medidas (largo x ancho x grosor): 10,8’ 325x83x16 / 12’ 366x83x16 / junior 245x74x13
  • Peso: 12 kg / 15,5 kg / 10 kg
  • Peso máximo: 150 kg / 175 kg / 120 kg
  • Material: PVC y base antideslizante con protección UV; bandas laterales de doble capa de PVC fusionadas
  • Presión de inflado: 15-18 psi (máximo 28 psi)
  • Accesorios incluidos: mochila de transporte, inflador de doble acción, leash con cable espiral, remo de fibra de carbono extensible en dos piezas, kit de reparación, bolsa estanca para smartphone

A favor: materiales y accesorios de calidad.

En contra: peso algo superior a la media.

Una de las mejores: Bluefin Cruise Carbon

La anterior tabla es una versión económica de la excelente Cruise Carbon. La principal diferencia es que ésta contiene dos cámaras de aire: una central metida a su vez en la cámara de aire principal. Sólo con la central inflada aporta suficiente flotación, lo que es una buena medida de seguridad adicional. Con toda la tabla inflada la cámara central aporta una rigidez y flotabilidad excepcionales que marca la diferencia con tablas más baratas.

Como su hermana menor, la Cruise Carbon está disponible en dos longitudes: 10,8’ (325 cm) y 12’ (366 cm), y también incluye el kit de conversión en kayak. Por sus medidas es una tabla de travesía pero su anchura y la cola algo recortada la acerca a las de race, siendo una excelente all-round.

Contiene los accesorios que la Cruise: mochila con correas acolchadas, el inflador de doble acción con manómetro, quillas de poliuretano (la central anclada mediante el sistema US Box), soporte para cámara de acción y gomas para sujeción de equipaje.

  • Medidas (largo x ancho x grosor): 10,8’ 325x83x15 / 12’ 362x82x16 
  • Peso: 16 kg / 16 kg
  • Peso máximo: 150 kg / 175 kg
  • Material: PVC y base antideslizante con protección UV; bandas laterales de doble capa de PVC fusionadas
  • Presión de inflado: 15-18 psi (máximo 28 psi)
  • Accesorios incluidos: mochila de transporte, inflador de doble acción, leash con cable espiral, remo de fibra de carbono extensible en dos piezas, kit de reparación, bolsa estanca para smartphone

A favor: materiales y accesorios de calidad.

En contra: precio; peso algo superior a la media.

Para volar sobre el agua: Aquamarine Race

Si ya tenemos cierto nivel en el paddle surf y queremos probar la sensación de deslizarse a toda velocidad sobre el agua, pero con un precio contenido, una buena opción para comenzar en el racing es este modelo de Aquamarine construido en dos medidas: 12’6” y 14’. Sin ser un modelo de alta competición (cuyos precios son del orden de miles de euros) sí ofrece prestaciones cercanas a las tablas tradicionales rígidas.

Está construida en PVC de doble capa con refuerzo especial en los bordes. Incluye cuatro stringers (dos en cada cara de la tabla) para aumentar la rigidez. Monta una única quilla para garantizar un buen agarre en las ceñidas sin penalizar la velocidad. Es del tipo slide-in, que no es usada por muchas marcas, y en ocasiones puede ser difícil conseguir un repuesta en caso de que se rompa.

Monta unas gomas para sujetar carga (para cuando entrenamos) y a pesar de su tamaño tiene la ligereza que se espera de una tabla de racing. Debemos tener en cuenta que no incluye remo, deberemos adquirirlo por separado, ni kit de reparación.

  • Medidas (largo x ancho x grosor): 12’6” 381x69x15 / 14’ 427x69x15 
  • Peso: 10,2 kg / 12 kg
  • Peso máximo: 150 kg / 160 kg
  • Material: PVC de doble capa y cuádruple stringer y base de EVA
  • Presión de inflado: 18 psi
  • Accesorios incluidos: mochila de transporte, inflador de doble acción, leash con cable espiral

A favor: material de excelente calidad, relación calidad-precio.

En contra: no incluye remo; quilla de tipo slide-in.

¡¡Disfruta la playa!!

Calas de Mallorca en donde podrás estrenar tu tabla de paddle surf